Imagen

Atril de mesa

23 Mar

Con los tiempos que corren, nuestros libros se han quedado un poco en el olvido. Actualmente está muy de moda los libros electrónicos, los eBook. En casi todas las casas con lectores empedernidos, seguro que por Reyes, santo o cumpleaños os han regalado alguno. Reconozco que son muy fáciles de llevar, ocupando muy poco sitio en el bolso, maletas,  para la playa o largas esperas en el aeropuesto, por ejemplo.

Pero yo sigo siendo de las antiguas.¡ Compro libros! aunque no bajan de precio, siguen siendo carísimos. Me gusta acariciar el lomo y pasar las páginas tranquilamente; el olor del papel reciclado; colocar un marcapáginas. Y para continuar con mis libros nada mejor que posarlos sobre un atril de mesa.

¿Qué es un atril? Se define como un mueble en forma de plano inclinado para sostener un libro. Manejable, de poco peso y plegable es ideal para descansar la espalda en una posición cómoda y tener una correcta visión. También puedes apoyar la  tablet, uniendo lo antiguo con lo moderno. Estudiar tranquilamente o repasar la revista de moda que tanto te gusta.

Hagamos un poquito de historia: El atril es un soporte de madera que ya se utilizaba en las primeras basílicas cristianas. Los primeros que se conservan son anteriores al siglo XV.

Históricamente siempre se han fabricado en madera, más concretamente en nogal, ya que era la madera de la nobleza y el clero. Es muy resistente y fácil de tallar. Al cabo de los años aparecen materiales mucho  más baratos y más fáciles de trabajar industrialmente.

El  atril de mesa apenas pesa. Todavía quedan de diferentes tamaños; plegable, se guarda en cualquier rincón; se puede adaptar perfectamente a la postura que tengamos en el momento de nuestra lectura. Es muy cómodo si estas en la cama. Se pueden encontrar de diferentes materiales: madera, plático, hierro forjado, metacrilato, policarbonato, etc….

Como soy muy clásica he preferido el de siempre, de madera, del tamaño justo para apoyar en las rodillas.

P1000207

Se puede encontrar algun modelo en las tiendas de manualidades, aunque ya casi están en desuso. Los atriles de mesa tienen varias posiciones que permiten una visión expléndida y pasar horas y horas entretenida leyendo tu libro favorito.

Mi primera idea era pintarlo en blanco roto, pues dorarlo me resultaba demasiado serio y pomposo, aunque es un trabajo muy común en los cursos de manualidades.

IMG_0420.

En la tienda donde habitualmente compro, acababan de recibir unos papeles de arroz francamente bonitos. Volutas azul verdoso se mezclaban con notas musicales y párrafos escritos en castellano antiguo. Me pareció que podía resultar atractivo, a la vez que original. En primer lugar lijé la pieza varias veces hasta conseguir una madera lisa y perfecta. Después, sin imprimación, pasé directamente a dar dos manos de pintura blanca.  Pegué el papel con mucho cuidado, aunque  es más fácil de trabajar que las  servilletas. Para  finalizar,  tres manos de barniz acrílico al agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: